La OMS concluye que el coronavirus tiene origen animal y no circulaba en Wuhan antes de diciembre de 2019

Mercado callejero de la ciudad china de Wuhan.

El equipo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que investiga el origen del coronavirus en Wuhan ha certificado el origen animal del nuevo patógeno, aunque considera que no se han encontrado evidencias suficientemente sólidas como para concluir que procede de murciélagos o de pangolines, a los que ha identificado como "candidatos potenciales", apuntando a que también podría haber saltado desde otras especies animales. La evidencia científica del origen zoonótico hace que teorías como la fuga de un laboratorio del virus sean "altamente improbables", según palabras de los expertos del organismo.

"Pese a que los coronavirus identificados en murciélagos y pangolines son muy similares al COV-SARS-2, no se ha podido determinar que estos mamíferos sean el origen", ha asegurado Liang Wannian, el jefe de la delegación china en la misión conjunta de la OMS. "El contagio detectado en visones y otras especies de mustélidos sugieren que estos animales pueden ser otros reservorios potenciales", ha agregado

En cambio, Liang Wannian ha asegurado que la evidencia científica apunta a que efectivamente se produjo un "brote" importante en el mercado de Wuhan que se entiende como el origen de la pandemia, pero tampoco han podido identificar si fue el primero de todos. El equipo de la OMS ha detectado el rastro genético del virus en las fases tempranas de la pandemia, y cree que el virus circulaba ya varias semanas antes de identificar los primeros casos en Wuhan, aunque en todo caso no ha hallado indicios de la presencia del virus en Wuhan antes de diciembre de 2019.

"En los dos meses previos a diciembre no hay pruebas de que estuviese en la ciudad", ha afirmado Liang Wannian. El experto chino considera "improbable" que hubiese alguna transmisión del virus en esos dos meses y afirma que la circulación temprana del coronavirus se produjo varias semanas antes de que se detectaran los primeros casos, lo que "puede explicar el fallo de su detección en otras regiones" fuera de China.
Rastrear la cadena de productos congelados

En este sentido, la OMS cree que hay "potencial" en investigar la cadena de suministros de productos congelados al mercado de Huanan, en Wuhan, y de esa manera llegar al origen del virus, que a su entender también podría estar tanto en otras regiones de China como en el extranjero. Así lo ha explicado Peter Ben Embareck, científico danés y director de programas de la Organización Mundial de la Salud.

El equipo de expertos de la OMS, enviado a China para intentar descubrir los orígenes de la pandemia de COVID-19, ha ofrecido una rueda de prensa para detallar los resultados de su investigación sobre el terreno, que concluye después de cuatro semanas.

Fue en Wuhan donde se informaron de los primeros casos de COVID-19 en diciembre de 2019. Desde entonces, el nuevo virus se ha extendido por todo el mundo y ha matado a más de 2,3 millones de personas, dando lugar a una crisis sanitaria sin precedentes a nivel internacional.

450x80 1

banners agenda 450x80

450x80 3