Resultado de imagen de montoro y rajoy El Gobierno ha aprobado una subida de impuestos de más de 5.505 millones de euros para 2017 y otras medidas tributarias -entre ellas de lucha contra el fraude- para recaudar en total 7.505 millones adicionales

La mayor parte de esta subida -4.655 millones, según los cálculos del Gobierno- la soportarán las empresas a través del Impuesto de Sociedades, cuyos cambios ya están aprobados. También está ya en vigor la subida de los impuestos especiales al tabaco y el alcohol, con los que el Ejecutivo quiere recaudar 150 millones más.

Sin embargo, el Gobierno aún no ha concretado los cambios tributarios en los impuestos medioambientales, con los que espera obtener 500 millones de euros más en este 2017, ni cómo será finalmente el impuesto a las bebidas azucaradas con el que quiere recaudar otros 200. 

Este 1 de enero se prorrogan automáticamente los Presupuestos Generales de 2016, por lo que habrá que esperar a la aprobación de las nuevas cuentas para saber si hay algún cambio más.

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) no sufre ningún cambio respecto al año pasado. Las declaraciones de Renta y Patrimonio 2016 se podrán presentar a partir del 5 de abril de 2017 exclusivamente por internet. Desaparece el programa PADRE que es sustituido por el Sistema Renta WEB para todos los contribuyentes.

Aproximadamente un millón de trabajadores que cotizan la base máxima en España podrían notar a partir del 1 de enero una reducción de su nómina. Es consecuencia del incremento de un 3% de la base máxima de cotización, que pasa de los 3.642 euros a los 3.751, aprobado por el Gobierno.

La base de cotización es la remuneración total bruta que recibe un trabajador cada mes -incluidas las pagas extras y los pagos en especie- y sirve para calcular qué tiene que pagar a la Seguridad Social tanto la empresa, que es la que aporta la mayor parte, como el empleado.

Todo el salario que excede la base máxima está exento de cotización. Por eso al aumentar la base máxima aumenta lo que tendrá que pagar este millón de trabajadores. El aumento de la cuota será de unos 40 euros al mes de media de los que el 80% los abonará la empresa y el 20%, unos 6,8 euros, el empleado.

La subida del salario mínimo de los 655,20 a los 707,6 euros al mes también repercutirá en la recaudación de la Seguridad Social. Entre las dos medidas, el Estado espera ingresar entre 370 y 400 millones más este año.

El Gobierno ha prorrogado durante 2017 la exigencia del impuesto sobre el patrimonio "en aras de contribuir a mantener la consolidación de las finanzas públicas, fundamentalmente, de las comunidades autónomas", según el Real Decreto-ley 3/2016, de 2 de diciembre.

No hay cambios por el momento en los tipos que se aplican a cada producto. El Gobierno ha anunciado su intención de bajar el IVA de los libros electrónicos y de la prensa digital desde el 21% actual al supe reducido del 4% -que es el que tienen sus homólogos en papel- pero no ha aclarado si esta modificación entraría en vigor este mismo año.

Sin embargo, sí hay cambios para las grandes empresas, aquellas que facturan más de seis millones de euros al año. A partir del 1 de julio de 2017, estarán obligadas a remitir a Hacienda el detalle del registro de facturas en un plazo de cuatro días como máximo. Además, durante el segundo semestre tendrán que suministrar la información correspondiente a los seis primeros meses del año.

La medida afectará a unos 62.000 contribuyentes y servirá para recaudar, según los cálculos del Gobierno, 350 millones de euros adicionales en 2017 y otros tantos en 2018.

Impuestos de Sociedades

El grueso de la subida de impuestos -4.655 millones de euros- se producirá en el Impuesto de Sociedades, el que pagan las empresas. El Gobierno decidió el pasado 2 de diciembre reducir las deducciones a las que se pueden acoger para acercar el tipo real al nominal, que está en un 25%.

Entre las medidas aprobadas por el Gobierno está la limitación para las grandes empresas de la compensación de las Bases Imponibles Negativas, es decir, de la posibilidad de que los beneficios de un ejercicio fiscal se compensen con las pérdidas de ejercicios anteriores.

Las otras dos medidas son la reversión de los deterioros de valor de determinadas participaciones y el establecimiento de un nuevo límite para la aplicación de deducciones relacionadas con la doble imposición.

Tabaco y alcohol

El Gobierno decidió subir los impuestos especiales que gravan el tabaco y el alcohol el pasado 2 de diciembre para recaudar este año 150 millones de euros adicionales (100 y 50, respectivamente).

En el caso de los cigarrillos el tipo específico se ha elevado un 2,5% de forma que ha pasado de 24,1 a 24,7 euros por cada 1.000 cigarrillos mientras que el de la picadura de liar ha subido un 6,8%. Esta subida se ha traducido en un aumento de 10 céntimos por cajetilla en casi todas las marcas. Un fumador que consuma una al día se gastará este año 36,5 euros más que en 2016.

La decisión del Gobierno ha provocado, además, una 'guerra de precios' en las últimas semanas después de que Altadis decidiera subir el precio de Ducados y Nobel pero mantener el de Fortuna blando. Eso hizo que Philip Morris, que ya había subido Malboro y Chesterfield, diera marcha atrás y volviera a los precios iniciales. Altadis finalmente ha rectificado y ha subido también los Fortuna y Philip Morris ha vuelto a subir sus marcas.

British American Tobacoo (Lucky Strike) no ha subido aún los precios y Japan International Tobacco (Winston y Camel), por su parte, mantiene la subida aprobada inicialmente.

En el caso del alcohol se ha incrementado en un 5% la fiscalidad que grava el consumo de los productos intermedios y del alcohol y de las bebidas derivadas. La subida no afecta ni al vino ni a la cerveza.

A lo largo de 2017, el Gobierno regulará un nuevo impuesto para grabar las bebidas azucaradas y carbonatadas. Por el momento se desconoce cómo será este tributo, solo que se espera recaudar con él 200 millones de euros este mismo año.

El Gobierno ha anunciado que en 2017 espera recaudar 500 millones de euros adicionales reformando la fiscalidad ambiental pero no ha detallado en qué consistirán los cambios.

En la actualización del plan presupuestario 2017 que envió a Bruselas habla de dos objetivos: asegurar el adecuado cumplimiento de los objetivos nacionales de emisiones de gases de efecto invernadero y lograr una progresiva convergencia con la media de la UE en materia de tributación ambiental.

El Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) subirá este 2017 en 1.895 municipios y bajará en 557 como consecuencia directa de la renovación catastral en 2.452 localidades -un tercio de todas las que existen en España- aprobada por el Gobierno.

El valor catastral de los inmuebles subirá en los municipios que revisaron su catastro antes de 2004 y bajará si la última actualización se hizo entre 2005 y 2011, en plena burbuja inmobiliaria.

De las 14 capitales de provincia que han actualizado su catastro el IBI subirá en Valencia, Cádiz, Córdoba, Granada, Huelva, Tarragona, Badajoz, Huesca y Teruel y bajará en Almería, Jaén, Lleida, Santander y Ávila.

Si quieres saber si tu municipio está entre los 2.452 localidades en las habrá cambios y si sube o baja el IBI consulta el listado publicado por el BOE el 1 de octubre de 2016.