Resultado de imagen de Sara Pizzinato

 Un cambio en la forma de producción energética no sólo tiene sentido ambiental, también económico asi lo afirmo en Tribuna Fórum Canarias.

Generar electricidad con combustibles fósiles cuesta casi el doble que hacerlo con tecnologías renovables, como la eólica, en el archipiélago Canario.

El sistema energético actual basado en petróleo, gas y carbón es la principal causa del calentamiento global. Según los expertos de Naciones Unidas, para evitar los peores impactos del cambio climático hay que mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2ºC y para ello, al menos dos tercios de las reservas conocidas de combustibles fósiles que están en el subsuelo, deberían permanecer sin explotar. Por esto es clave un cambio de modelo energético que se aleje de los combustibles fósiles en favor de las energías renovables y la eficiencia energética.


¿Qué soluciones hay?

Un cambio de modelo energético no es sólo clave para combatir el cambio climático, también es una pieza fundamental para el desarrollo de la economía local, el empleo y el ahorro de la factura energética ya que, como muestra el informe de Greenpeace “La recuperación económica con renovables”, un modelo basado mayoritariamente en energías renovables y ahorro energético, crearía más de 3 millones de puestos de trabajo en el estado Español, incrementaría en dos puntos anuales el PIB y disminuiría la la factura energética en un 34% con respecto a las del 2012, todo esto para el año 2030.

A pesar de la clara necesidad de un cambio de modelo energético y sus beneficios, muchos países del sur de Europa, entre ellos España, han optado por apoyar nuevos proyectos de exploración de combustibles fósiles que involucran altos niveles de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y que no permiten avanzar en un cambio de modelo.


Con la excusa de crear crecimiento económico y nuevos puestos de trabajo, muchos gobiernos del sur de europa como Croacia, Grecia, Italia o España apuestan por proyectos como la exploración de petróleo en aguas profundas, nuevas plantas de carbón o la búsqueda de gas con la técnica del fracking que no solo son contaminantes y peligrosos para el medio ambiente sino que quitan espacio para el desarrollo del mayor recurso energético autóctono de la región, las energías renovables.

El sol es el gran recurso autóctono de los países del sur Europeo, pero paradójicamente, un país como Alemania cuenta con mucha más energía fotovoltaica que España. Por eso Greenpeace está llevando una campaña conjunta con sus oficinas en Croacia, Grecia, Italia y España para defender los vulnerables “paraísos” del sur de Europa y demandar a los gobiernos un cambio de modelo energético que lleva a un sistema energético basado 100% en energías renovables para el año 2050. En el caso de España nos hemos focalizado en las Islas Canarias.
Las islas Canarias presenta una situación única en lo que respecta a su sistema eléctrico. El archipiélago no se encuentra conectado al resto del sistema eléctrico peninsular por lo tanto es un sistema eléctrico independiente. Esto hace que cualquier modelo que plantee un futuro 100% renovable para las islas sea más difícil de lograr ya que debe hacerse en un territorio menor que en el de la península. Genpeace ya demostró con su informe Energía 3.0 que es técnica y económicamente viable un sistema eficiente, con gestión de la demanda y tecnología inteligente, que esté basado 100% en energías renovables para el año 2050,pero sólo para la península. Ahora toca hacer este análisis para las islas. Canarias tiene el potencial de ser un ejemplo de modelo energético y de liderar un cambio para todos los territorios aislados. En otoño de 2015 Greenpeace presentará este modelo para las islas.

En el caso de las Islas Canarias seguir con el modelo energético actual basado en los combustibles fósiles además de ser insostenible medioambientalmente también lo es en términos económicos, ya que el coste medio de generar electricidad con combustible fósiles+CO2 en Canarias es de 155€/MWh y el coste medio eólico es de 85€/MWh (2012). En este momento Canarias genera su electricidad principalmente con combustibles fósiles. En 2014,Canarias cubrió sólo el 8 % de su demanda con energías renovables. Estos costes extra de generación se dividen entres la factura de todos los clientes del estado, por eso un cambio en el modelo energético canario, beneficiaría a todos los clientes, incluidos los peninsulares.


¿Que está haciendo Greenpeace?

Después de años de luchas del pueblo canario contras las prospecciones petrolíferas en aguas profundas, este es el momento para abrir el debate sobre el modelo energético insostenible del archipiélago. Es por esto que Greenpeace solicitó a los candidatos a las últimas elecciones a cabildos y al Parlamento de Canarias su compromiso para llevar a cabo medidas concretas que garanticen un futuro de energía limpia, sin prospecciones ni otras fuentes de energías sucias en el archipiélago. Se obtuvo el compromiso de los principales partidos de las islas, exceptuando al Partido Popular. Coalición Canaria, Izquierda Unida Canaria, Nueva Canarias, Podemos y PSOE han suscrito el manifiesto por unas Islas Canarias basadas en un modelo energético 100% renovable para el año 2050.

Ahora toca hacer cumplir estos compromisos.