Resultado de imagen de vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales, Soraya Sáenz de Santamaría

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales, Soraya Sáenz de Santamaría, ha acusado este martes a la Generalitat de haber "perdido la capacidad de representar a los catalanes", porque, a su juicio, solo está pendiente de "cumplir con las expectativas de la CUP para mantenerse en el Gobierno".

"Hace mucho tiempo que el Gobierno de la Generalitat ha perdido la capacidad de representar al conjunto de los catalanes, pues está en manos de la radicalidad, que es la CUP y que está marcando mucho este proceso y estos tiempos", ha asegurado  

Sáenz de Santamaría ha advertido también al Ejecutivo de Carles Puigdemont de que cuando se está en las instituciones "uno tiene que representar a todos" y no a una parte de los catalanes. En este sentido, ha asegurado que son cada vez más los catalanes que dicen sentirse "violantados" por lo que hace la Generalitat.

También ha denunciado que las necesidades de los catalanes "estén dejadas de la mano de dios", pues a su parecer, no se ocupa de ellas la Generalitat, pero ha recordado que "el Gobierno de España está atendiéndolas". Y ha acusado a la Generalitat de haber perdido su "lealtad constitucional e institucional".

Asimismo ha subrayado que en Cataluña "hay mucho hartazgo" con el proceso soberanista. "Ahora se está viendo en encuestas que la independencia no es la opción preferida de los catalanes", ha señalado.

Preguntada por la posibilidad de transferir más competencias a Cataluña, la vicepresidenta ha asegurado que se ha abierto "una vía de diálogo, pero dentro de la ley y dentro del respeto a los procesos constitucionales", pero ha considerado "inadmisible" que la Generalitat diga que "referéndum sí o sí, pactado o unilateral".

Así, Sáenz de Santamaría ha reiterado que el referéndum independentista "ni se va a celebrar ni se va a acordar" porque "lo que es España le corresponde al conjunto de los españoles", y así se lo ha dicho tanto al presidente catalán, Carles Puigdemont, como a su vicepresidente, Oriol Junqueras.

Por otro lado, Sáenz de Santamaría ha recalcado que la presencia del Gobierno en Cataluña es "muy constante y muy intensa", y como prueba de ella, ha anunciado que el viernes viajará a Barcelona para respaldar que la celebración del día de Sant Jordi sea declarado patrimonio inmaterial de la UNESCO y que también viajará a Tarragona la próxima semana para apoyar la celebración de los Juegos del Mediterráneo.